facebook instagram youtube
  • ES
  • Ya está en marcha el ejercicio de solidaridad Elikagai eskegiak («Alimentos suspendidos»)

    Ahora que la vida se nos ha encarecido notablemente en los últimos meses, no queremos dejar atrás a nadie en Labore Oarso, porque reivindicamos el derecho a una alimentación sana. Partiendo de esta idea y con el objetivo de reforzar nuestra comunidad, desde la semana pasada está en marcha el ejercicio de solidaridad “Alimentos suspendidos”. Hay muchas formas de dar y recibir, y, recibir y dar, de aportar a la comunidad de Labore desde lo que cada uno tiene y puede (tiempo, conocimiento, apoyo, ideas, relaciones sociales, etc.). Con el objetivo de reforzar el cuidado mutuo a partir de ahora, además de estas aportaciones, los socios tendréis la posibilidad de participar en el ejercicio voluntario de «Alimentos suspendidos».

    La idea de los alimentos suspendidos tiene su origen en Nápoles. Allí es bastante habitual ir a una cafetería o bar y pagar dos cafés y tomarse sólo uno, dejando el otro colgado para que alguien en situación económica más vulnerable pueda aprovechar la oportunidad. En Francia se ha hecho con «baguettes». La Subcomisión de Cómplices propone traer la iniciativa a Labore.

    El ejercicio es sencillo, al hacer nuestra compra pasamos por la caja lo que hayamos adquirido para casa y lo que queremos dejar «suspendido». Le diremos a la Dependienta qué es lo que queremos dejar como «suspendido» y ella nos dará una pegatina que colocaremos en el producto y lo devolveremos a la balda correspondiente. El socio que vaya detrás de nosotros a realizar la compra podrá coger los productos «suspendidos» según su necesidad y en total confianza. Los productos «suspendidos» y no «suspendidos» los sacará a la mesa de la caja, pero la Dependienta no le cobrará los productos que tengan la pegatina.

    Sabemos que entre nuestros socios también hay familias que miden la compra, que optan por comprar en otro lugar algunos productos, y hacia ellas también es este gesto de solidaridad.

    Es un ejercicio experimental, que nosotros sepamos aquí no se hace en ninguna otra tienda. De momento iniciaremos el ejercicio de esta forma y lo iremos adaptando según la respuesta de los usuarios/socios.

    Por el momento está teniendo una buena acogida y ya tenemos muchos «productos suspendidos» disponibles para quien lo necesite. Hoy puedes ser tú receptor y donante otro día, porque no todos los meses son iguales. Quizás estamos más acostumbrados a dar y tendremos que aprender a coger.

    ¡Abramos nuevos caminos de cuidado mutuo!